Hay ladronzuelos en casa

suspicacia

Desde hace unos meses, ya no eres tan dulce. Por momentos ya no somos amigas. Soy yo, que estoy contra ti, y no sabes porque. Y no es de extrañar, ya no sabes quien soy. Creo que cada mañana me conoces de nuevo, no te acuerdas quien es esa mujer que maneja todo en casa. Creo que piensas  “si estás aquí será porque eres de la familia o alguien cercano”. Estas más o menos segura en la cocina, durante el desayuno, pero cuando llegamos a tu pequeño reino, tu habitación, ahí ya te pones hostil. Es tu habitación, son tus cosas, y no quieres que nadie las toque. No te fías de mí, es normal ¿no?, no te acuerdas con exactitud quien soy.

Buscas un pañuelo y no lo encuentras : “Siempre están en mis cosas y me las revuelven y después no encuentro nada

Te vas a poner tus joyas para ir al paseo: “Ya han estado aquí revolviendo porque no encuentro nada, lo que me faltaba” o “aquí habían más cosas, me van a dejar sin nada”

En tu armario buscando la ropa para vestirte: “Aquí había más ropa, quien habrá sido el que se la ha llevado”

Tu monedero, ay tu monedero, motivo de disgusto diario: “Mis hijos me dejan sin dinero, y eso que es mio”

Y que decir de tu cepillo de dientes, que lo guardas bien guardadito, como dices tú, porque todo el mundo te lo coge y lo usan, y después no hay manera de saber donde lo has guardado.

Y te digo siempre con voz sosegada: “Aquí no hay nadie más que nosotras dos, nadie te ha cogido nada” ” tu si tienes dinero, a ti no te falta de nada” y rápidamente me contestas,

” porque lo digas tú, yo se bien lo que tengo y lo que no, gracias a Dios, no estoy tonta, ni he perdido la cabeza”

Estás enferma, me lo tengo que repetir, para entender esos días de hostilidad y desconfianza hacia mí. Esos días de sonrisas irónicas en los que me miras por encima del hombro, sintiéndote superior a todo lo que te rodea, y me desafías .

Mi niña tiene Alzheimer en fase media o moderada. Justo en la etapa donde aparecen estos síntomas. Menos mal que tenemos cursos e información donde poder cotejar lo que nos está pasando con artículos, o post sobre el tema. Uno de ellos es el siguiente.

 

 

La suspicacia en el enfermo de Alzheimer.

 

Y como siempre, mucha paciencia y amor

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s